Restituir el poder, desarrollar la autonomia: trabajo social, responsabilidad local y participación comunitaria en un proyecto de promoción humana en Tanzania

Risultato della ricerca: Chapter

Abstract

El desarrollo es un proceso desequilibrado, en el que operan tensiones, estímulos, contradicciones sectoriales y factores endógenos, peculiares de una única realidad, los cuales requieren en cada proyecto de cooperación un significativo compromiso de conocimiento y de comprensión del rol que juegan los factores de incertidumbre, los vínculos y los factores colaterales de cada elemento significativo (social, cultural, económico, político, etc.). Lo anterior requiere, en primer lugar prever la constante lectura, sin prejuicios, de las necesidades y de las prioridades de los beneficiarios mediante enfoques participativos, junto a una evaluación de los proyectos de desarrollo que no se encomienden únicamente a clasificaciones universales, fundadas en parámetros unívocos y no pocas veces etnocéntricos. Para el logro de un proyecto, de hecho, es esencial una red de relaciones con el territorio donde se quiera operar y un vínculo cultural significativo con su comunidad; precondiciones indispensables en el momento de instaurarse un circuito comunicativo capaz de generar aquella interacción dinámica sobre la cual implementar las relaciones proyectuales. Esto hace de un proyecto de cooperación internacional, en primer lugar, una intervención de comunicación social y de diálogo intercultural, que, como tal, parte justo de un trabajo de construcción del campo comunicativo dónde activar las relaciones de cooperación, en el que en primer lugar se solicita a los operadores modificar sus comportamientos habituales y los paramétricos del propio sistema cultural; de esta manera, la comunidad sede de la intervención, debe abrirse a la confrontación en la disponibilidad que dicha interacción transforme la estructura social tradicional en la dirección que el proyecto social identifica. Donde desarrollo sea ampliar lo mayor posible la esfera de las libertades de las cuales cada ser humano es portador, el parámetro definitivo del progreso será constituido no solo por el crecimiento y por la estabilidad económica, sino por la calidad de vida de las personas, por su libertad de tomar decisiones y sobre todo, de poderlas realizar. Reflexionar acerca del trabajo social en la cooperación entre países, significa, en primer lugar, interrogarse acerca de la misma definición del rol y de las funciones profesionales y acerca de la realidad operativa que éste asume en un determinado contexto, para asumir cuáles son los márgenes de intervención y las posibilidades de acción y para desarrollar el mandato recibido no de manera desvinculada del contexto, sino justo a partir de éste, estando siempre en la lógica y en la finalidad de promover el cambio (Di Rosa, 2013). El trabajo social se caracteriza inevitablemente por la peculiaridad y particularidad del territorio en el que opera. De esta manera resulta evidente que el trabajo social tanzano, no pueda ser medido y evaluado según los parámetros occidentales de adecuación de las intervenciones respecto a las problemáticas territoriales, contextualizando los aspectos prácticos y teóricos de consecuencia. Los mismos conceptos de adecuación y de necesidad son conceptos definibles culturalmente y por lo tanto, variables de nación a nación, aun más si está en otro continente. En Tanzania, como para algunos aspectos también en Italia, la importancia de la figura del trabajador social como promotor de bienestar y desarrollo para toda la sociedad, no ha sido aún plenamente reconocida, ni por la población, ni por el contex
Lingua originaleSpanish
Titolo della pubblicazione ospiteCultura y Sociedad. Reflexiones e investigaciones en antropologia.
Pagine37-64
Numero di pagine28
Stato di pubblicazionePublished - 2016

Cita questo

@inbook{a48ff04edb644763b64bd2ff50ac0919,
title = "Restituir el poder, desarrollar la autonomia: trabajo social, responsabilidad local y participaci{\'o}n comunitaria en un proyecto de promoci{\'o}n humana en Tanzania",
abstract = "El desarrollo es un proceso desequilibrado, en el que operan tensiones, est{\'i}mulos, contradicciones sectoriales y factores end{\'o}genos, peculiares de una {\'u}nica realidad, los cuales requieren en cada proyecto de cooperaci{\'o}n un significativo compromiso de conocimiento y de comprensi{\'o}n del rol que juegan los factores de incertidumbre, los v{\'i}nculos y los factores colaterales de cada elemento significativo (social, cultural, econ{\'o}mico, pol{\'i}tico, etc.). Lo anterior requiere, en primer lugar prever la constante lectura, sin prejuicios, de las necesidades y de las prioridades de los beneficiarios mediante enfoques participativos, junto a una evaluaci{\'o}n de los proyectos de desarrollo que no se encomienden {\'u}nicamente a clasificaciones universales, fundadas en par{\'a}metros un{\'i}vocos y no pocas veces etnoc{\'e}ntricos. Para el logro de un proyecto, de hecho, es esencial una red de relaciones con el territorio donde se quiera operar y un v{\'i}nculo cultural significativo con su comunidad; precondiciones indispensables en el momento de instaurarse un circuito comunicativo capaz de generar aquella interacci{\'o}n din{\'a}mica sobre la cual implementar las relaciones proyectuales. Esto hace de un proyecto de cooperaci{\'o}n internacional, en primer lugar, una intervenci{\'o}n de comunicaci{\'o}n social y de di{\'a}logo intercultural, que, como tal, parte justo de un trabajo de construcci{\'o}n del campo comunicativo d{\'o}nde activar las relaciones de cooperaci{\'o}n, en el que en primer lugar se solicita a los operadores modificar sus comportamientos habituales y los param{\'e}tricos del propio sistema cultural; de esta manera, la comunidad sede de la intervenci{\'o}n, debe abrirse a la confrontaci{\'o}n en la disponibilidad que dicha interacci{\'o}n transforme la estructura social tradicional en la direcci{\'o}n que el proyecto social identifica. Donde desarrollo sea ampliar lo mayor posible la esfera de las libertades de las cuales cada ser humano es portador, el par{\'a}metro definitivo del progreso ser{\'a} constituido no solo por el crecimiento y por la estabilidad econ{\'o}mica, sino por la calidad de vida de las personas, por su libertad de tomar decisiones y sobre todo, de poderlas realizar. Reflexionar acerca del trabajo social en la cooperaci{\'o}n entre pa{\'i}ses, significa, en primer lugar, interrogarse acerca de la misma definici{\'o}n del rol y de las funciones profesionales y acerca de la realidad operativa que {\'e}ste asume en un determinado contexto, para asumir cu{\'a}les son los m{\'a}rgenes de intervenci{\'o}n y las posibilidades de acci{\'o}n y para desarrollar el mandato recibido no de manera desvinculada del contexto, sino justo a partir de {\'e}ste, estando siempre en la l{\'o}gica y en la finalidad de promover el cambio (Di Rosa, 2013). El trabajo social se caracteriza inevitablemente por la peculiaridad y particularidad del territorio en el que opera. De esta manera resulta evidente que el trabajo social tanzano, no pueda ser medido y evaluado seg{\'u}n los par{\'a}metros occidentales de adecuaci{\'o}n de las intervenciones respecto a las problem{\'a}ticas territoriales, contextualizando los aspectos pr{\'a}cticos y te{\'o}ricos de consecuencia. Los mismos conceptos de adecuaci{\'o}n y de necesidad son conceptos definibles culturalmente y por lo tanto, variables de naci{\'o}n a naci{\'o}n, aun m{\'a}s si est{\'a} en otro continente. En Tanzania, como para algunos aspectos tambi{\'e}n en Italia, la importancia de la figura del trabajador social como promotor de bienestar y desarrollo para toda la sociedad, no ha sido a{\'u}n plenamente reconocida, ni por la poblaci{\'o}n, ni por el contex",
author = "{Di Rosa}, {Roberta Teresa}",
year = "2016",
language = "Spanish",
isbn = "978-84-16908-56-1",
pages = "37--64",
booktitle = "Cultura y Sociedad. Reflexiones e investigaciones en antropologia.",

}

TY - CHAP

T1 - Restituir el poder, desarrollar la autonomia: trabajo social, responsabilidad local y participación comunitaria en un proyecto de promoción humana en Tanzania

AU - Di Rosa, Roberta Teresa

PY - 2016

Y1 - 2016

N2 - El desarrollo es un proceso desequilibrado, en el que operan tensiones, estímulos, contradicciones sectoriales y factores endógenos, peculiares de una única realidad, los cuales requieren en cada proyecto de cooperación un significativo compromiso de conocimiento y de comprensión del rol que juegan los factores de incertidumbre, los vínculos y los factores colaterales de cada elemento significativo (social, cultural, económico, político, etc.). Lo anterior requiere, en primer lugar prever la constante lectura, sin prejuicios, de las necesidades y de las prioridades de los beneficiarios mediante enfoques participativos, junto a una evaluación de los proyectos de desarrollo que no se encomienden únicamente a clasificaciones universales, fundadas en parámetros unívocos y no pocas veces etnocéntricos. Para el logro de un proyecto, de hecho, es esencial una red de relaciones con el territorio donde se quiera operar y un vínculo cultural significativo con su comunidad; precondiciones indispensables en el momento de instaurarse un circuito comunicativo capaz de generar aquella interacción dinámica sobre la cual implementar las relaciones proyectuales. Esto hace de un proyecto de cooperación internacional, en primer lugar, una intervención de comunicación social y de diálogo intercultural, que, como tal, parte justo de un trabajo de construcción del campo comunicativo dónde activar las relaciones de cooperación, en el que en primer lugar se solicita a los operadores modificar sus comportamientos habituales y los paramétricos del propio sistema cultural; de esta manera, la comunidad sede de la intervención, debe abrirse a la confrontación en la disponibilidad que dicha interacción transforme la estructura social tradicional en la dirección que el proyecto social identifica. Donde desarrollo sea ampliar lo mayor posible la esfera de las libertades de las cuales cada ser humano es portador, el parámetro definitivo del progreso será constituido no solo por el crecimiento y por la estabilidad económica, sino por la calidad de vida de las personas, por su libertad de tomar decisiones y sobre todo, de poderlas realizar. Reflexionar acerca del trabajo social en la cooperación entre países, significa, en primer lugar, interrogarse acerca de la misma definición del rol y de las funciones profesionales y acerca de la realidad operativa que éste asume en un determinado contexto, para asumir cuáles son los márgenes de intervención y las posibilidades de acción y para desarrollar el mandato recibido no de manera desvinculada del contexto, sino justo a partir de éste, estando siempre en la lógica y en la finalidad de promover el cambio (Di Rosa, 2013). El trabajo social se caracteriza inevitablemente por la peculiaridad y particularidad del territorio en el que opera. De esta manera resulta evidente que el trabajo social tanzano, no pueda ser medido y evaluado según los parámetros occidentales de adecuación de las intervenciones respecto a las problemáticas territoriales, contextualizando los aspectos prácticos y teóricos de consecuencia. Los mismos conceptos de adecuación y de necesidad son conceptos definibles culturalmente y por lo tanto, variables de nación a nación, aun más si está en otro continente. En Tanzania, como para algunos aspectos también en Italia, la importancia de la figura del trabajador social como promotor de bienestar y desarrollo para toda la sociedad, no ha sido aún plenamente reconocida, ni por la población, ni por el contex

AB - El desarrollo es un proceso desequilibrado, en el que operan tensiones, estímulos, contradicciones sectoriales y factores endógenos, peculiares de una única realidad, los cuales requieren en cada proyecto de cooperación un significativo compromiso de conocimiento y de comprensión del rol que juegan los factores de incertidumbre, los vínculos y los factores colaterales de cada elemento significativo (social, cultural, económico, político, etc.). Lo anterior requiere, en primer lugar prever la constante lectura, sin prejuicios, de las necesidades y de las prioridades de los beneficiarios mediante enfoques participativos, junto a una evaluación de los proyectos de desarrollo que no se encomienden únicamente a clasificaciones universales, fundadas en parámetros unívocos y no pocas veces etnocéntricos. Para el logro de un proyecto, de hecho, es esencial una red de relaciones con el territorio donde se quiera operar y un vínculo cultural significativo con su comunidad; precondiciones indispensables en el momento de instaurarse un circuito comunicativo capaz de generar aquella interacción dinámica sobre la cual implementar las relaciones proyectuales. Esto hace de un proyecto de cooperación internacional, en primer lugar, una intervención de comunicación social y de diálogo intercultural, que, como tal, parte justo de un trabajo de construcción del campo comunicativo dónde activar las relaciones de cooperación, en el que en primer lugar se solicita a los operadores modificar sus comportamientos habituales y los paramétricos del propio sistema cultural; de esta manera, la comunidad sede de la intervención, debe abrirse a la confrontación en la disponibilidad que dicha interacción transforme la estructura social tradicional en la dirección que el proyecto social identifica. Donde desarrollo sea ampliar lo mayor posible la esfera de las libertades de las cuales cada ser humano es portador, el parámetro definitivo del progreso será constituido no solo por el crecimiento y por la estabilidad económica, sino por la calidad de vida de las personas, por su libertad de tomar decisiones y sobre todo, de poderlas realizar. Reflexionar acerca del trabajo social en la cooperación entre países, significa, en primer lugar, interrogarse acerca de la misma definición del rol y de las funciones profesionales y acerca de la realidad operativa que éste asume en un determinado contexto, para asumir cuáles son los márgenes de intervención y las posibilidades de acción y para desarrollar el mandato recibido no de manera desvinculada del contexto, sino justo a partir de éste, estando siempre en la lógica y en la finalidad de promover el cambio (Di Rosa, 2013). El trabajo social se caracteriza inevitablemente por la peculiaridad y particularidad del territorio en el que opera. De esta manera resulta evidente que el trabajo social tanzano, no pueda ser medido y evaluado según los parámetros occidentales de adecuación de las intervenciones respecto a las problemáticas territoriales, contextualizando los aspectos prácticos y teóricos de consecuencia. Los mismos conceptos de adecuación y de necesidad son conceptos definibles culturalmente y por lo tanto, variables de nación a nación, aun más si está en otro continente. En Tanzania, como para algunos aspectos también en Italia, la importancia de la figura del trabajador social como promotor de bienestar y desarrollo para toda la sociedad, no ha sido aún plenamente reconocida, ni por la población, ni por el contex

UR - http://hdl.handle.net/10447/219663

M3 - Chapter

SN - 978-84-16908-56-1

SP - 37

EP - 64

BT - Cultura y Sociedad. Reflexiones e investigaciones en antropologia.

ER -